OTROS BENEFICIOS DEL AYUNO

    Mediante el ayuno, el organismo humano puede regenerar mucho más rápido que cuando se ingieren alimentos.  
    Durante el ayuno se debe ingerir agua destilada cada 15 ó 20 minutos para ayuda al sistema a depurarse y darle
    a los riñones la oportunidad de funcionar adecuadamente.

    En los hospitales se administra suero intravenoso con substancias nutritivas o electrolitos para mantener un
    balance metabólico adecuado.  El ayuno clínico (Nothing By Mouth-NBM) es uno de los mas comunes agentes
    terapéuticos disponible en las manos del medico.

    Si las personas enfermas aprendieran a ayunar se podrían curar mas rápidamente de sus dolencias.  Algunas
    religiones practican diferentes tipos de ayuno y todos son beneficiosos para el organismo excepto los que rompen
    el ayuno con comidas muy fuertes y altamente grasosas o condimentadas.  Algunas sectas, ayunan todo el día y
    comen en la noche lo que es muy dañino a la salud.  La costumbre del organismo es comer durante las horas del
    día y ayunar durante la noche para desayunar temprano en la mañana.  Cuando invertimos las costumbres,
    creamos trastornos que pueden degenerar en enfermedades.

    El ayuno debe ser continuo hasta alcanzar las metas deseadas. Las personas con diabetes, sobrepeso o con
    enfermedades metabólicas pueden hacer el ayuno sustentado con alimento por un tiempo, hasta que se
    regeneren los órganos afectados y se depuran los sistemas.  Este tipo de ayuno puede ser mas largo y se puede
    extender hasta por uno o varios años si se desea hacer una depuración profunda y alcanzar niveles óptimos de
    peso y de energía.  El ayuno sustentado de Dr. Norman’s consta de varias raciones al día de papa y de zanahoria
    para saciar el hambre y mantener aun así la acción depuradora aunque un poco mas lenta pero conveniente para
    quien no puede ayunar con agua solamente.

    El ayuno sustentado sirve para fines curativos de igual manera que el ayuno con agua pero se puede extender
    indefinidamente.  No todos los vegetales sirven para realizar el sustento del ayuno. Los vegetales de hoja verde,
    los granos y tallos no son aptos para llevar a cabo el proceso curativo por varias razones.  Primeramente, hay que
    tener en cuenta que todos los vegetales verdes contienen clorofila y la clorofila es un hipoglucémico que puede
    crear serios trastornos en el metabolismo de los azucares y en el desdoblamiento de grasas.  Por tal razón, no es
    conveniente entrar en este tipo de reacciones metabólicas durante el ayuno pues puede requerir de una
    hospitalización de emergencia si el paciente sufre un desmayo hipoglucémico.

    Los granos secos tienen un contenido alto de proteínas que no va a permitir una rápida acción depuradora de los
    órganos filtros y por consiguiente, constituyen un factor mayor de trabajo orgánico para disponer de las ureas en
    que se descomponen las proteínas.  Hemos consumido mas proteína que lo que el cuerpo necesita y la
    acumulación de proteínas y grasas en el tejido adiposo requiere abstención casi total de proteínas durante el
    ayuno para poder llegar a cabo el proceso de regeneración general de órganos y sistemas y la eliminación de
    proteínas y grasas acumuladas.

    El consumo de papas y zanahorias es la forma más segura y rápida de bajar de peso, estabilizar los niveles de
    azúcar en sangre, estimular la producción natural de hormonas insulínicas y regenerar órganos y tejidos
    afectados por todo tipo de enfermedades.  El contenido de hidratos de carbono y de proteínas (aminoácidos) en
    la papa es perfecto para fines curativos y sostener la vida y la salud indefinidamente.  El ayuno sustentado con
    papa y zanahoria lo practican miles de personas por muchos años sin incurrir en desbalances de sangre ni
    problemas de salud de ningún tipo.  Al contrario, la experiencia adquirida por esas personas de diferentes tipos de
    sangre y de organismos es similar en obtención de beneficios corporales, peso adecuado, rendimiento máximo y
    de energía y salud optima comprobada por laboratorios clínicos generales.

    Muchos diabéticos han visto su enfermedad desaparecer en dos o tres meses.  Muchos enfermos con cáncer han
    visto su cáncer desaparecer en un año o menos.  Otras que sufrían de enfermedades del colágeno o
    autoinmunes vieron sus problemas desaparecer en tres o seis meses, algunos y en un año, otros.
    A veces, el ayuno sustentado con alimento requiere de otros elementos sostenedores y aceleradores como los
    son las plantas medicinales, los aminoácidos y hormonas naturales para ayudar a la naturaleza que ha sufrido la
    falta de nutrientes esenciales por mucho tiempo.


























    BAJAR DE PESO CON EL AYUNO SUSTENTADO

    Quienes adoptan el ayuno sustentado para bajar de peso o para resolver algún problema de salud se sorprenden
    de lo rápido y efectivo de este estilo de alimentación en lograr todos los objetivos y algo más. Los testimonios de
    cientos de personas que se comunican constantemente para informarnos que han bajado 25 libras en un mes, 50
    libras en mes y medio y hasta 100 libras en tres meses, son copiosas y se dan muy a menudo.
    Ayunar comiendo saboreando comida sana y nutritiva y satisfaciendo el hambre que tortura a los que han ganado
    peso comiendo, es el ideal que llena las expectativas de todo el que sabe que necesita ganar energía y perder
    peso. Con el ayuno sustentado se logran estas metas y se cura la enfermedad más evidente  que afecta al que ha
    ganado peso que es controlar el deseo de comer mientras realiza sus labores con más energía, con mayor
    entusiasmo y libre de los achaques que produce el exceso de peso.

    Cuando las personas comienzan a vestirse con ropa que hacía tiempo que no podían usar, una nueva corriente
    de entusiasmo inunda todo el organismo y la alegría que se siente ayuda a continuar y adherirse al ayuno con
    más fervor.
    No tenemos que pasar ni un minuto de hambre pues podemos confeccionar  cremas, sopas, sancochos, pasteles,
    pastelones, platos exquisitos, sabrosos y de todo lo que podamos imaginar y confeccionar con papas y
    zanahorias.
    Al principio del ayuno, podemos sentirnos un poco ansiosos por comer, pues lo liviano del alimento nuevo nos
    puede hacer sentir hambre

    antes de tiempo.  La buena noticia es que podemos comer cuantas veces tengamos deseos de comer sin
    preocupaciones de aumentar de peso.
    Los beneficios del ayuno sustentado con papa y zanahoria son amplios.  Se extienden a todas las áreas
    orgánicas y permite la total recuperación de problemas circulatorios, de enfermedades viejas y hasta de la
    diabetes.
    Para conocer y aprender las sencillas reglas del ayuno sustentado puede acceder nuestra página web www.
    tudoctornatural.com  y ver la variedad de platos que se pueden confeccionar de forma rápida, sabrosa y
    nutritivamente para comer durante todo el tiempo que nos queramos mantener en el ayuno.  Además de poder
    escuchar nuestros programas semanales donde tiene la oportunidad de conocer más del ayuno sustentado y sus
    beneficios.
    Se trata de confeccionar varios platos que se basan en papa y zanahoria, pero a los que se les puede añadir
    otros ingredientes que amplíen la variedad y el sabor.  La lista de compra puede ser muy bien la siguiente:


    Papas de buena calidad
    Zanahorias
    Remolachas
    Apio el tubérculo (si lo desea)
    Cebollas de un núcleo
    Ajo (cabeza de 10 dientes cada una)
    Sal de mar sin iodo
    Turmeric en polvo
    Leche de papas
    Harina de papa (Potato mix o Potato Flour)
    Setas Portobello
    Manzanas, papayas, piñas frescas y sus jugos
    Aceite de oliva extra-virgen
    Levadura de cerveza liquida

    Con estos ingredientes se pueden confeccionar muchas recetas diferentes que harán las delicias del que gusta
    de la buena comida, le permite comer bien sabroso todas las veces que tenga hambre y mantenerse perdiendo
    peso continuamente.



    MI EXPERIENCIA CON EL AYUNO SUSTENTADO

    En los últimos treinta y cinco años he consumido la papa como mi principal y casi
    único alimento.  La he combinado con aceite de oliva extra virgen prensado al frio y
    con otros tubérculos Y raíces como zanahorias, remolachas, ajos y cebollas, en
    menor cantidad.  La experiencia ha sido de tal magnitud y he aprendido tanto de la
    naturaleza humana durante todo ese tiempo, que quiero expresar mi agradecimiento
    a Dios por haberme guiado en esta jornada de salud que tantos beneficios me ha
    proporcionado a mi  y a mis miles de pacientes, a mis padres y a mis hijos y nietos.

    A los dieciocho años me comenzaron las migrañas mas agresivas que puedan ustedes imaginar.  Me duraban
    días y me repetían constantemente.   A esa edad, comencé a tomar analgésicos de todo tipo para aliviar y
    soportar la situación y enfrentarme a mis estudios en la universidad.  Cosa que no era fácil con aquellos terribles
    dolores de cabeza que me cerraban los ojos ante la claridad del día y me encendía lucecitas  durante la noche.  
    Las tuve que sufrir por muchos años pues no existía ningún medicamento que las curara ni que tan siquiera las
    aliviara.  Tomaba mucha leche, me gustaba el queso, el pollo, el huevo, el pan con aguacate, el arroz con
    habichuelas con el pegao que hacía la olla de mi abuela, la tortilla española, y todo lo que le gusta a los
    puertorriqueños, menos el lechón que nunca lo consumí. Me gustaban los deportes y correr bicicleta pero tuve
    que optar por ver a otros jugar pues tan pronto me ejercitaba me comenzaban los tambores en la cabeza y sentía
    el corazón en la frente y en los ojos.

    Tardé años en percatarme que mis sufrimientos estaban directamente relacionados a la alimentación pero tan
    pronto lo capté, me convertí en mi primer y más estricto paciente.  De plano eliminé la leche y los quesos que
    tanto me gustaban y sentí un gran alivio en la frecuencia de mis migrañas pero todavía los sufría de vez en
    cuando y me atormentaban. No fue hasta que adopté la dieta de papa y zanahorias que sentí el gran cambio que
    me devolvió la paz, la salud y hasta cierto punto, la vida.  O sea, que mi vida comenzó hace exactamente 36 años,
    antes de eso, vivía o sobrevivía con mucho esfuerzo, con bastante sufrimiento y con las limitaciones que las
    migrañas le causan a sus víctimas.  Mi vida se divide en dos etapas:   antes de la papa y después de la papa.
    Sobre todo, cuando los diabéticos descubren que comiendo papas se cura la diabetes y a ellos le prohíben comer
    papas desde que le descubrieron la diabetes, se sienten indignados y engañados de que le hayan cambiado la
    papa por insulina.  La insulina provoca daño a los riñones, glaucoma y otros males visuales, neuropatía
    generalizada, problemas cardiovasculares, aumento de peso, daños al páncreas y al hígado y muy mala calidad
    de vida.
    La papa, si se consume constantemente en la forma que la hemos recomendado como principal alimento, cura y
    repara el daño de todas estas enfermedades que provoca la insulina incluyendo la diabetes.

    Si enseñamos a este pueblo a consumir papas y a preparar las papas de diferentes formas y sabores, si los “fast
    foods” incluyeran papas en todos sus ofrecimientos, si le sirvieran papas a los niños en los comedores escolares
    y los educaran en el alto valor nutricional de este alimento, si le diéramos a comer papas a los atletas que
    representan a Puerto Rico en las Olimpiadas, si comieran papas los maratonistas, otra sería la historia de este
    Pueblo que crece torcido, enfermo física y mentalmente, que medica a los niños con drogas calmantes para que
    puedan atender en el salón de clases. Los niños que crecen con dependencia a drogas para modificar su
    comportamiento en las escuelas aprenderán por experiencia que la medicación es necesaria para controlar su
    conducta y tarde o temprano harán uso de otras drogas para sentirse bien y justificar su comportamiento.
    La papa contiene un balance de nutrientes que protegen las hormonas cerebrales del ataque constante que los
    opiáceos del trigo y de los aditivos químicos de otros componentes de la alimentación.  La papa ofrece un balance
    de carbohidratos de la mejor calidad en proporción a la proteína mas asimilable y convertible en amino ácidos.  
    Por tal razón,  es tan adecuada para el atleta de alto rendimiento como para el oficinista sedentario, para la mujer
    embarazada y para los niños de todas las edades.  Para los niños con historial o tendencias diabéticas nunca
    desarrollarán diabetes si aprenden los secretos de la papa.  
Dr. Norman´s
Derechos Reservados
2014