Dr. Norman´s
Derechos Reservados
2014
El aire es esencial para la vida.  Respirar es sinónimo de vivir. Podríamos estar
días sin beber, semanas sin comer…pero no más de unos minutos sin respirar.  
La respiración sustenta todas las funciones vitales y es un elemento clave para
la buena salud física y mental. Sin aire puro, no hay salud. Cuando pasamos
muchas horas en ambientes cerrados y cargados aumentaos los riesgos de
enfermarnos. El aire fresco, nos permite pensar claramente, dormir mejor y
estar más saludables.  Los que viven en ciudades o zonas contaminadas,
respiran un aire bajo en iones negativos que puede producir dolores de cabeza,
depresión, irritabilidad, letargo, insomnio, migraña, malestar general y una
gama de enfermedades respiratorias como el asma, bronquitis, alergias y
catarros. La influencia del aire puro, hace que la sangre circule de forma
saludable por el organismo. Una sangre oxigenada, contribuirá a un cuerpo y a
una mente sana.  Las personas que viven en la ciudad, deberán tener en
consideración separar tiempo para el esparcimiento en lugares donde el aire
esté lo menos contaminado. El aire alrededor de las plantas, de agua en
movimiento, de la brisa del mar y el sol hará que sus pulmones puedan librarse
de los iones positivos y se recargue de los iones negativos que
le ayudarán a reponer las energías.  Si se quiere mejorar el ambiente de lugares
cerrados, se podrá utilizar un filtro de aire que genere iones negativos.